Como lograr una buena sociedad

Los socios deben contar con un acuerdo legal que establece cómo se tomarán las decisiones, repartirán las ganancias, resolverán las disputas, admitirán o ingresarán nuevos socios, comprarán las acciones de un socio saliente, o qué pasos deberán seguirse para disolver la sociedad en caso necesario. Sí, es difícil pensar acerca de la “disolución” cuando apenas emprende una empresa, no obstante, muchas sociedades se separan en momentos difíciles y a menos de que se haya definido un proceso, surgirán aún más problemas. También deben decidir desde un principio, cuánto tiempo y capital invertirá cada uno de los socios, etc.

Ventajas de una sociedad

  • Las sociedades son relativamente fáciles de establecer; sin embargo es necesario invertir tiempo en el establecimiento del contrato de la sociedad.
  • Con más de un propietario, es posible incrementar la capacidad para reunir fondos o financiamiento.
  • Las ganancias del negocio fluyen directamente a las declaraciones de impuestos personales de cada uno de los socios.
  • A los presuntos empleados puede llamarles la atención trabajar para el negocio si se les ofrece el incentivo de convertirse en socios.
  • La empresa generalmente se ve beneficiada por las capacidades complementarias de cada uno de los socios.

Desventajas de una sociedad

  • Los socios son responsables tanto individual como colectivamente por las acciones de los otros socios.
  • Las ganancias deben compartirse con los otros.
  • Ya que se comparte la toma de decisiones, es probable que surjan desacuerdos.
  • Algunos beneficios como empleados no son deducibles del ingreso de la empresa en las declaraciones.
  • La sociedad tiene un límite de vida; puede darse por terminada debido al retiro o muerte de uno de los socios.

Una de las principales razones para buscar un socio de negocio es la necesidad de capital. Sin embargo, además de la posibilidad de poder obtener un mayor capital, hay otras ventajas que nos puede presentar el contar con un socio, tales como una gestión más eficiente, la posibilidad de repartir responsabilidades, compartir el riesgo, obtener mayores recursos, mayores conocimientos, mayores contactos, etc.

Sin embargo, contar con un socio no es algo sencillo, pues implica tener a alguien que también tome las decisiones importantes de la empresa al igual que nosotros, además de la posibilidad de que puedan surgir desacuerdos, conflictos o disputas; lo cual es muy probable si la empresa no está obteniendo los resultados esperados, y contamos con un socio conflictivo.

Por lo que antes de buscar un socio para nuestro negocio, debemos preguntarnos y analizar si realmente necesitamos uno (si buscamos un socio sólo por falta de dinero, es preferible recurrir a un banco), y, una vez que hemos tomado la decisión de buscar uno, debemos tomarnos nuestro tiempo y elegir bien.

Y, para ello, veamos a continuación algunos consejos que nos ayudará a elegir al socio indicado:

Conócete a ti mismo.

Analiza cuales son tus fortalezas y debilidades y evalua que habilidades adicionales requieres para sacar adelante tu proyecto.

Buscar un socio con habilidades, conocimientos y recursos complementarios

La idea al buscar un socio no es duplicarse, sino buscar un complemento, una persona que tenga habilidades, conocimientos y recursos diferentes, pero a la vez, complementarios a los nuestros.

Buscar un socio comprometido

Debemos buscar un socio que esté tan comprometido como nosotros en sacar adelante el negocio, que tenga las mismas aspiraciones de crecimiento, los mismos objetivos, la misma motivación, el mismo compromiso.

Buscar un socio confiable

Lo común al momento de buscar un socio es buscar uno en los familiares, las amistades, los compañeros de trabajo, los compañeros de estudios. Sin embargo, también podemos buscar un socio en las personas que acabamos de conocer, por ejemplo, personas que hemos conocido a través de nuestro negocio, o personas que otras nos han presentado.

Revisar sus antecedentes

Una forma de saber si un socio es confiable, además de poder evaluar otras de sus características, consiste en revisar sus antecedentes.

Pon las reglas claras.

Es muy complicado que en una sociedad todos los integrantes tengan exactamente los mismos derechos y obligaciones, comenzando por el hecho de que solo existe un administrador legal de la sociedad o representante, el cual tendrá legalmente obligaciones más grandes que el resto de los socios.

Alinea los objetivos con tus socios

Es muy importante que todos los integrantes de la sociedad tengan objetivos en común y que además estos se encuentren perfectamente claros. De poco servirá la unión de personas con grandes capacidades y habilidades si sus objetivos son totalmente distintos.

Comunícate de forma efectiva

Es necesario que los socios lleven a cabo reuniones periódicas para evaluar el progreso de los proyectos en los que se trabaja, pero más importante aún es recordar los objetivos de la empresa, analizar el rumbo actual y corregirlo si es necesario, así como establecer nuevas metas y crear y mejorar las actividades que se están realizando.

Busca el balance de poder

En muchas ocasiones existe una parte dominante dentro de una sociedad, y si no es lo suficientemente prudente puede comenzar a tomar todas las decisiones importantes relegando a las otras partes. Aparte de llegar a ser sumamente molesto para el resto de los socios, con esto se pierde el sentido de una sociedad, ya que se estará actuando de la misma forma que ocurriría si se trabajara de forma independiente.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: